El Cuento/Diario de la Buena Feminista

El Cuento/Diario de la Buena Feminista

06 de Noviembre de 2017

Nací para observar, y eso es lo que hago. Me gusta contemplar, cada ocasión me reafirma en que es mi forma de participar. Tengo mi propio ritmo y lo respeto.
Es de dónde nacen mis leyes personales.
De ahora en más me referiré a él (a mi ritmo) como mi departamento legislativo.
Ya me decía Santi (mi hija de 16 años):
“Mamá, entiendo que te sientas más próxima al anarquismo y tal, por la libertad y todo eso,… viéndote me doy cuenta de que no es posible, hasta tú tienes una oficina de creación de leyes para controlarte a ti mismo”
Por lo tanto ya os podéis ir haciendo una idea de cómo se va a desarrollar la trama.
Obviamente quienes ya me conocen pensarán que parten con ventaja, pues no.
Somos muches, les mujeres, tantes como nosotres mismes de nosotres mismes podamos imaginar.
Muches, mogollón, un montón. Y seguramente más de une sabe de si misma, que es La Perfecta Feminista.
¿Qué como lo sabemos?

Fácil, somos conscientes de todos los fallos que cometemos y somos les más critiques con nosotres mismes.

Que diantres!!!,… yo reconozco que me equivoco mucho y por eso estoy en posición ideal para señalar a todas les que cometen los mismos errores.
Siempre desde mi más enorme y gigante humildad. No hace falta que me deis likes, ya sé que sigo siendo la más mejor y perfecta Buena Feminista.

No hace falta que ponga fotos, nos bastará con mirarnos en el espejo.
No he leído a ninguna de las magnificas escritoras que siempre estáis nombrando,… ni siquiera soy capaz de recordar sus nombres. He descubierto que tampoco me hace falta.
Estoy rodeada de mujeres, miembres de honor del club de la Buena Feminista. Aprendo de elles, todes elles.
Así estoy, hecha toda una anarquista con departamento propio de creación de leyes.
Dejarme que os explique mi precaria posición.
Soy poli amorosa, (como los ositos cariñosos o mi pequeño pony) amo a muches mujeres, cis, heteras, con vagina, sin vagina, con pene, radfem, abolos, negras, latinas, nórdicas, musulmanas, católicas, neurodivergentes, neurotipicas,…
Hablo con todes elles, les leo, les escucho y aprendo. Aprendo mucho de sus experiencias vitales. Me río con elles, lloro con elles, me enfado por las situaciones feas, más feas y peores que les suceden. Son mis hermanes, todes elles.
¿Cómo podría querer a une más que a otres?
¿Qué algunas me han fallado de forma personal?
Oiga, es qué acaso no tengo derecho a perdonar y a olvidar lo que yo decida?
¿Porqué se me chantajea para que deje a tal o cual mujer fuera de mi vida?
Hay días en los que me siento como una veleta asediada por los vientos de tantas y tantas opiniones distintas sobre un mismo tema.
Y claro es entonces cuando me recuerdo que sólo escuchando todas las voces podré ver el prisma al completo.

Puntos para ver que diría Momo ¿verdad Altair? (te hecho tanto de menos, ojalá lleguemos pronto al puente que nos vuelva a reunir)
Ahora me voy a dormir que Morfeo viene me espera unos segundo y si no estoy lista, se va y me deja esperando cual búho en la calle, sola y por sí fuera poco lloviendo, como al pobre tipo de los abuelos de la nada,…mil horas, o hasta las seis de la mañana que es cuando vuelve de su ronda,…
Hoy es miércoles 8 de noviembre, mother of the beautiful love,… unas 48 horas para escribir tan poca palabras,…
Os amo, las mujeres han sido mis maestras toda mi vida, gracias,…

Ya os iré contando más cosicas que suceden en la vida de ésta «buena feminista» 

3 comentarios

  1. Muchas veces el escribir nos lleva más tiempo del creemos xq nos invaden emociones que desbordan nuestras manos. Sigue así… con tus propias leyes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Member of The Internet Defense League